Suscribirse a Sindicar
Lazos dorados contra los crímenes del franquismo

Un persona desaparecida perdura hasta el último día en la memoria de quién la ha querido. Ellas exigen justicia y llevan los lazos dorados como un símbolo de la lucha contra la impunidad de los crímenes franquistas. El marido de su madre ha sido fusilado, su abuelo apresado, cuatro hermanas desaparecidas y una posiblemente robada, Cristina Serrano se aferra con orgullo a su lazo dorado. Las hermanas Coronil lo llevan con una sonrisa, no sólo reclaman un bebé que les han robado sino también memoria y verdad

De izquierda a derecha, Cristina Serrano, Elena Coronil y Luisa Coronil

 

Ana Viqueira - Feminicidio.net - 14/05/2014 

A media tarde la plaza de Lavapiés de Madrid se inunda de personas. Algunas despliegan mapas, otras caminan concentradas en la pantalla del móvil. Cristina Serrano lleva en cada brazo, agarradas del ganchete, a las hermanas Elena y Luisa Coronil. “A mi padre le enseñaron una niña grande, de unos siete kilos, con el pelo rizado y un color porcelana en la piel, ¿te parece la descripción de un bebé recién nacido muerto por asfixia? A mí no”. Cristina Serrano termina de acomodarse en el asiento de una cafetería cuando comienza a relatar su lucha por desenterrar la memoria de su familia.

Primero solicita los papeles de su hermana que según el Hospital Santa Cristina de Madrid había fallecido el 6 de diciembre de 1956. “Como me dicen que allí no estaban, reclamé. En el segundo intento obtuve los papeles. ¿Te fijas cómo funcionan?”. La sorpresa fue cuando no sólo encontró el registro de una hermana sino de cuatro más. “Fue tal el shock, que me senté allí mismo. Mi madre, viuda en la Guerra Civil, nunca nos había dicho nada.”

 

- Pero, ¿cómo figuran cuatro hermanas más?
- Son un niño del 36, una niña del 38 y, en el 40, dos gemelos sietemesinos. Mi madre estaba casada antes de estallar la Guerra. Después del golpe militar franquista, su marido es apresado y fusilado. No sé en dónde están esos cuatro hermanos míos pero es posible que lo haya ocultado para protegerlas y para protegernos. Además, al instaurarse el régimen de Franco se borraron los estados civiles, ella no figuró como viuda sino como soltera, ¡hasta eso le quitaron! ¡hasta eso nos robaron!

 

- ¿También investigas dónde pueden estar ellas?

- ¡Claro! Pregunté a todas las maternidades de la ciudad pero no figura ningún parto por parte de mi madre así que es probable que nacieran en domicilio.

 

- ¿Pueden estar vivas?

- Si.

 

- ¿Desaparecidas?

- ¡Mil posibilidades! Lo que tengo claro es que no voy a parar hasta saber la verdad. No van a conseguir detenerme.

 

- Las indagaciones sobre el posible robo de tu hermana, la nacida en 1956, ¿qué hallazgos te dieron?

- No existe en ningún legajo de abortos, no existe en las aguas de socorro del Arzobispado de Madrid, y en el cementerio supuestamente ha pasado ya al osario común.

 

- ¿Cuándo pones la denuncia?

- El 19 de marzo del 2013.

 

- ¿En el marco de la querella argentina?

- Sí, me uno a las demás querellantes.

 

- ¿Cómo transcurre tu caso?

- El último movimiento en el marco judicial ha sido en junio del 2013, cuando he ido a declarar.

 

- También te querellas por el encarcelamiento y vejaciones a tu abuelo.

- Un hombre de 60 años al que meten en prisión y lo torturan.

 

Acusado de "excitación a la rebelión", Evaristo Mesa Magadan, camarero de profesión, es detenido por las autoridades franquistas el 27 de abril de 1939 en su domicilio de Madrid. Fue denunciado por dos inquilinos de la misma finca en la que habitaba, lo acusaron de destinar el cobro de los alquileres que percibía como tesorero del Comité de Vecinos al Socorro Rojo Internacional, organización de ayuda a los perseguidos republicanos. Finalmente, fue sometido a Procedimiento Sumarísimo de Urgencia por el Consejo nº 1 de la Plaza de Madrid y el 5 de mayo del mismo año fue juzgado por delito de auxiliar a la rebelión, que constaba en el artículo 240 del Código de Justicia Militar. Debido a sus ideas políticas de izquierda, lo condenarion a cumplir tres años de prisión. La pena le fue conmutada a un año de cárcel que cumplió en la localidad de Astorga (León). Con todo, la casa de huespedes que tenía la familia, fuente de su único ingreso, fue precintada “lo que supuso que mi madre se tuviera que pasar al estraperlo”.

 

SEAS SOLTERA, ROJA, POBRE O PUTA, ¡TU HIJO ES TUYO!" 

Conserva su acento de Cádiz, donde nació. A los 19 años se trasladó a Madrid. Luisa Coronil se embarazó soltera a los 26 años. Para "proteger su estado", contrató un seguro médico privado vinculado al Colegio Nuestra Señora de Loreto. “Allí me preguntaron por el padre y, aunque salía con un chico, el niño lo tenía yo así que les dije `soy soltera´. Fíjate, esto ya lo sabían cuando me atendían y me cobraban pero es cuando estoy a punto de parir cuando me dicen que por soltera no me van a asistir en el parto. No tuve a mi bebé allí pese a que les llevaba pagando todos aquellos meses... Me vi parturienta y sin tener en dónde meterme, ¿te imaginas?”.  Su calvario no terminó allí, ingresó en la Casa de la Madre, de la calle Goya. Luisa recuerda poco de aquel día pues tan pronto entró en el centro fue sedada.

- ¡Ay... cuándo me dijeron que había muerto! Y me enseñaron a un bebé morado y arrugado. Yo pregunté, ¿pero cómo está tan morado? Y me respondieron que era por "estar macerado". Pero si acababa de morir: ¿cómo iba a ser aquello?

 

- ¿En el legajo de abortos qué figura?

- Insuficiencia placentaria... pero en el historial médico no se menciona.

 

- ¿En el parte del cementerio?

- ¡Ah, es que allí no figura!

 

- ¿En qué año fue esto?

- En 1979.

 

EL CASO DE LAS HERMANAS CORONIL,  PERFIL SIMILAR A LOS CASOS DENUNCIADOS CONTRA 'SOR MARÍA VALBUENA'

El caso que denuncian las hermanas Coronil no es el único que señala a la Casa Madre como un centro en el que se desenvolvía un robo sistemático de bebés. A finales de 2012, la Audiencia Provincial de León reabre el caso de Felisa O. que ingresó en la Casa Madre de Madrid el 26 de mayo de 1978, sólo un año antes que Luisa Coronil. La mujer dio a luz un niño y, dos horas después, una mujer a la que llamaban 'sor María' –no recuerda si se trataba de Valbuena– le comunicó que había muerto.

 

Mientras tanto, Sor María Valbuena, perteneciente a las Hermanas de la Caridad, sí estaba viéndose cara a cara con los Tribunales por una denuncia de robo de bebés -detención ilegal permanente y falsedad documental- en el hospital de Santa Cristina, en dónde Cristina Serrano denuncia el robo de su hermana, y en el que Valbuena trabajó más de 30 años como asistenta social. María Luisa Torres, la denunciante que consiguió reencontrarse con su hija biológica, asegura que la religiosa se la arrebató el 31 de marzo de 1982 y señala que Sor María Valbuena la tachó de adúltera y la llegó a amenazar alegando: “como te atrevas a protestar, te denunciaremos por adulterio y te quitarán también a tu otra hija”.

 

Sor María Valbuena tuvo que declarar el 12 de abril de 2012 ante el Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid pero el 18 de enero de 2013 no se presenta ante lo Penal alegando motivos de salud y, el día 22 de ese mismo mes, se declara fallecida oficialmente aunque su muerte y correspondiente entierro se comunica dos días más tarde. Aunque las asociaciones de niños robados pidieron más pruebas, nadie se las otorgó. Sor María Valbuena murió sin ser juzgada en vida.

 

"BUSCAR LE HA CAMBIADO LA VIDA POR COMPLETO"

Elena Coronil abraza a su hermana mientras explica que Luisa vive en Holanda y que es ella, en el marco de la Querella Argentina, la que emprende las investigaciones. Ese acercamiento paulatino hacia la verdad es lo que transforma la frustración que sentía Luisa Coronil en un alivio de no haber sido la culpable de aquella pérdida.

 

Elena: ¿Sabes? Cuando ocurrió esto mi hermana cambió de repente. Pasó de ser la más dicharachera de la familia a...

Luisa: Me sentía culpable, pensaba que era por algo que había hecho yo. No volví a intentar tener un hijo.

E.: Pero buscar le ha cambiado la vida por completo.

L.: Es que ya no me siento culpable, ya sé que no he sido yo, no ha sido por mí. ¿Cómo fueron capaces de hacer esto? A las pobres, a las rojas, a las solteras, ¡el perfil siempre es el mismo! ¿Y tú crees que el Estado ahora facilita información? ¿Quién investiga nuestros casos? ¡A las tres semanas archivan nuestra denuncia, aquí en España!

E.: ¿Tú crees que se investiga un caso en tres semanas? ¡Ni lo leen! ¡Y se trata de un hijo, de tu bebé! ¡No tienen dignidad! ¡No la tienen!

 

-¿Cómo percibís que se implican los hombres en este tipo de denuncias?

Luisa: Los hombres (aunque eso pasaba más antes que ahora), viven el embarazo como algo ajeno. Ni siquiera te acompañaban a la consulta de ginecología. Y hay casos en los que ellos creen que las mujeres que denunciamos que nos robaron a nuestro bebé estamos locas, no lo aceptan. Pero también hay quién sí está dando cuenta y lucha.

Cristina: Las mujeres se querellan más por delitos cometidos hacia otras personas, incluso en casos en los que ellas han sido también víctimas, se querellan antes por sus familiares que por ellas. Existe una gran solidaridad en las mujeres que denuncian.

L.: Lo peor es si te ves sola... Porque te culpabilizas. Para mí, lo bueno es que me ha hecho buscar y estar aquí, que sé que la culpa no ha sido mía. Y estar acompañada, por mi hermana, por otras mujeres...

 

 feminicidio.net mujeres bebes robados memoria histórica

Mujer sostiene el cartel con algunos de los datos del bebé que busca.

Manifestación estatal de SOS BEBÉS ROBADOS, 11/06/2013, Madrid

 

Elena Coronil asiente con la cabeza y explica cómo la mentira e impunidad de los crímenes la asfixian en una angustia intermitente. “Es algo que ilustra muy bien Chato, hombre que está en La Comuna y denuncia las múltiples torturas que sufrió con los represores del franquismo. Él dice que no existe justicia mientras tengas que encontrarte cotidianamente con tu torturador impune (González Pacheco, alias Billy el Niño) en el supermercado. ¿Por qué eso no causa una indignación generalizada?”.

 

Luisa: Yo no quiero quitarle nada a nadie. Sólo quiero saber la verdad.

Elena: Y tienes ese derecho, seas soltera, pobre, roja, puta y todos los adjetivos que te quieran poner. Es tu hijo. ¡Tuyo!

Cristina: Pero en España este tema no ha llegado al gran grueso de la opinión pública: que es el poder el que está detrás del robo sistemático de bebés. Y que ha existido una continuidad del regimen franquista hasta ahora... sólo hay que ver quién ostentaba cargos en el franquismo y quién está ahora.

- Que lo sepan bien, no nos van a parar –sostiene Elena Coronil mientras mira con una sonrisa cómplice a su hermana. Cristina Serrano mira a ambas y, como quién completa un triángulo, afirma con contundencia. “Hasta el final. Hasta saber la verdad”.

 

feminicidio.net mujeres bebes robados memoria histórica

Lanzamiento de globos amarillos en la manifestación estatal SOS BEBES ROBADOS, 11/05/2013, Madrid

 

Las tres se dejan fotografiar con sus carteles y los lazos dorados que llevan en la solapa de la chaqueta; los lazos se han convertido no sólo en un símbolo de esperanza sino también de lucha por conocer el paradero de las personas desaparecidas, entre ellas los bebés robados.

 

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio