Suscribirse a Sindicar
Feministas de la Solfónica: “Le haremos una canción a Gallardón”

Nos encontramos con dos integrantes de la Solfónica (coro y orquesta) surgida en el 15M. Charlamos sobre su nuevo grupo feminista Soy Mujer 8M y otras cosas de un proyecto emblemático que construye lo común con creatividad, ilusión y alegría

Luisa Capel - Feminicidio.net - 24/06/2014

España, Madrid - La Solfónica nació en plena indignación del 15M. Inés, una profesora del Conservatoriocoincidió con algunos alumnos y alumnas en la plaza de la Puerta  del Sol durante la Acampada. Pensaron que la música era un instrumento como cualquier otro para mostrar su indignación. De entre muchas comisiones que se crearon durante la Acampada Sol, la Solfónica ha sido uno de los grupos más activos, más visibles y que mejor ha representado al movimiento. Con una organización horizontal y asamblearia ha sabido superar sus diferencias para poner música a la protesta social surgida en el2011: desde la Marea Verde, la Marea Blanca, el San Isidro Indignado o las Marchas por la Dignidad hasta creaciones propias como la Ópera Bufa, El Ocaso del Ladrillo. Charlamos con dos de sus componentes de un nuevo grupo de trabajo, Soy Mujer 8M.

 

- ¿Qué es la Solfónica y cómo surge?

- Mercedes: Te lo voy a contar como experiencia personal, no lo que está consensuado o aparece en el blog. La Solfónica para mí es un grupo de gente que tiene la música como arma de acción política. Es un grupo de personas que se junta en un momento dado bajo la indignación, o lo que representa el 15M, la indignación ciudadana, y deciden utilizar la palabra y la música para denunciar todo tipo de abusos en este mundo capitalista y global en el que vivimos.

- Estáis formando un grupo de cara al próximo 8 de Marzo, ¿cómo surge esta idea? Ya habíais cantado canciones feministas en el San Isidro Indignado del 2012. ¿Retomáis ese proyecto? ¿Es algo diferente? 

 

- La Solfónica está compuesto mayoritariamente por mujeres, hay hombres también pero mayoritariamente somos mujeres. La iniciativa ha surgido porque hace 2 años, cuando llegó el 8 de marzo. Se acercaba la fecha y me llamó la atención que en nuestra plantilla de actividades no teníamos nada consensuado para una acción política para el día Internacional de la Mujer. Propuse hacer algo aunque sea rápido  para cuando pasen las manifestantes por la Puerta del Sol. Entonces tres integrantes de la Solfónica cambiamos alguna canción para que nos sirviera para ese día. Versionamos un poco los Cuatro muleros y lo convertimos en los Cuatro Muleros Feministas, aquello que dice “Mujeres libres y empoderadas, mamita mía”.  La pusimos en la calle ese año. Esa acción fue en el 2013, y la verdad es que no nos dio tiempo a coordinarnos con el Movimiento Feminista, con la gente que organizaba la manifestación. Lo hicimos un poco más por nuestra cuenta.  En 2014 decidimos participar en el 8 de marzo pero de otra manera, hablando con el Movimiento Feminista, intentando coordinarnos cuándo podríamos cantar, cuánto tiempo disponíamos aproximadamente, es decir, contar con un tiempo y un espacio para hacer acción política  que nos permitiera estar en la calle. Así lo hicimos y este año ha salido un poquito mejor. Así que, para hacer que la Solfónica tenga un sentido hacia las acciones del Movimiento Feminista, nos lo planteamos creando un pequeño grupo de trabajo que lo que pretende es consolidar la participación de Solfónica en las acciones del Movimiento Feminista.

Como objetivos específicos se proponen dos muy básicos, por un lado ampliar repertorio de temática femenina, que represente a los integrantes que componen Solfónica y por otro lado afianzar la coordinación y la cooperación con el movimiento feminista.  Además este grupo surge antes de las declaraciones de Francisco Manuel Fernández que es representando al PP Canario que compara a las mujeres con la economía sumergida: “la economía sumergida es como las algunas mujeres, habría que eliminarlas pero no se puede”. Aún en el siglo XXI es necesario la acción política feminista, o de las mujeres.

- ¿Cómo os organizáis dentro de la Solfónica? ¿Hay más grupos además de Soy mujer 8 de Marzo?

- Maria José: La asamblea es el órgano máximo, pero luego existen  por un lado comisiones de trabajo para cosas concretas y luego grupos de trabajo. Soy mujer es un grupo de trabajo, otro grupo que es Solfoeducación. Vamos trabajando muy poco a poco, dependiendo mucho del tiempo, de lo que andemos haciendo entre manifestación y manifestación, entre unas cosas y otras.  Nuestra vida se queda un poco a parte porque pensamos no sólo en nuestra vida sino en la de nuestros hijos. Yo, por ejemplo, tengo una hija de 18 años. Muchas veces me preguntan por qué lo haces, por mi hija, por mi hija y por mí. Y estos son los modos de trabajo que tenemos. Por momentos algo surge y luego se diluye. Tuvimos un grupo de trabajo para la Ópera Bufa, y luego ha desaparecido, surgirá de nuevo otro para la próxima ópera.  La idea es que nada es continuo del todo, es un continuo como la vida. La Solfónica ni se crea ni se destruye, se transforma, como la energía. Los grupos lo mismo.

- En las actuaciones podemos estar de 2 hasta 100. Nunca sabemos quiénes vamos a estar, porque tenemos una plantilla de excell donde ponemos quién va a ir pero hay quien no se apunta porque no lo tiene seguro o después no puede.

- ¿Qué relaciones interpersonales han surgido entre vosotras, han surgido lazos de amistad, es sólo activismo?

- Mercedes: Sí, se crea lazo afectivo.

- Maria José: Y muy profundo, porque tú estás con la policía pegando tiros por detrás, con los botes de humo, y yo, por ejemplo que soy muy pequeña, me siento segura

- Mercedes: Se crean lazos afectivos muy fuertes. Estás jugándote el tipo muchas veces en la calle con personas que sienten y tienen las mismas motivaciones que tú y las personas nos estamos mirando ahí a los ojos, a nivel emocional, a nivel humano.

- ¿La represión en las Marchas por la Dignidad marcó?

- Maria José: Sí, y en dos etapas. La primera cuando estábamos arriba en el escenario, y cuando todavía estaban cargando bajamos abajo a cantar un grupo, el más osado y el más aguerrido. Y cantamos  con la policía a medio metro, les podías mirar a los ojos, a través del casco, cuando hay poca luz puedes verles. Cuando les da la luz no se les ve los ojos, pero en la oscuridad se les ve. Estábamos seguros completamente, y cantando, y además ya no llevábamos ni pancarta grupo de Solfónica ni nada. Éramos  un grupo muy reducido.

- Mercedes: Creo que se puede ver en redes, que está colgado

- Mercedes: Yo vi a masas de gente huir despavoridas.  Aquello no era un pequeño grupo de radicales, aquello eran masas de gente despavorida, corriendo.

- Maria José: Sí, aquello fue absolutamente provocado. Yo soy coreógrafo y lo sé. Porque no es la primera vez, siguen siempre el mismo sistema. Cuando oyes el petardazo ya sabes a dónde va. Lo mismo hicieron en Sol cuando la marcha de los mineros. El primer petardo y ya entras en alerta.

- Con lo que estáis hablando del tiempo, el compromiso, ¿Cómo lleváis el tema de los cuidados? ¿Hacéis un especial  hincapié en cuidar y en cuidaros?

- Mercedes: La verdad es que sí, que nos cuidamos a nivel personal en lo que podemos: una compañera que necesita descansar, o salir al campo. Ponemos a disposición de todas nuestros recursos.  Dejar una habitación en un momento dado, te quedas y descansas. Y luego a nivel  físico, Maria José  que es coreógrafa nos enseña a estirar el cuerpo.  Es que es una forma de colaborar,  entre asambleas y  acciones, también al cuerpo hay que dosificarle, sus periodos de descanso, nos cuidamos en todos los aspectos.  Hay muchas personas que hacen yoga. Yo también me he puesto un programa de entrenamiento para mejorar mi espalda. Este ritmo no hay quien lo aguante si no te cuidas y no te dosificas.

- También el tema de los tiempos, siendo casi todas mujeres, dedicarle tiempo a la familia, a los hijos…

- Maria José: Tenemos dos mamás. El día 22 teníamos dos bebés detrás del escenario, el hijo de Anaís y el hijo de Beatriz. Mi hija se ha venido también conmigo. Cuando podemos nos lo traemos porque es una manera de introducirles en el activismo y a que entiendan qué está pasando.

- Mercedes: Hay veces que puede pasar que estés en un grupo de trabajo que estés preparando una acción en concreto y luego tú, por cansancio físico y por estrés no puedas participar en la acción, el día de la acción necesitas estar en el campo, en la playa, tomando el sol, relajada y descansando físicamente. Esas cosas también pasan

- ¿Qué tal la experiencia con la Ópera bufa?

- Mercedes: La verdad es que emocionó muchísimo, la gente acabó con lágrima en los ojos, de hacerles comprender en escena lo que este capitalismo salvaje está trayendo a la ciudadanía en general.

- Yo he visto colas enormes en Tabacalera para veros.

- Mercedes: Sí es que también hay que decir es que la Ópera se trabajó muchísimo en todos los aspectos. Lo que ha planteado Maria José pero también se creó un pequeño grupo para la difusión, estaban Luis, Ericka, Antonio, Anais…  Había un pequeño grupo para difundir  Ópera Bufa, EL crepúsculo del Ladrillo. Era un texto muy bueno de José Manuel Naredo.

- Maria José: el backstage era brutal, había tanta gente implicada detrás como delante.

- Mercedes: De todas formas estaba pensada hacerla dos días y después nos pidieron repetirla al cabo de los meses y tuvimos que hacer cuatro pases más. Y es que lo que no se ve es fantástico. Hubiese sido genial que hubiera habido periodistas que hubieses estado detrás del escenario. Hay momentos que el espectador no ve y que son increíbles. Por ejemplo la música, que la hizo David Alegre, fue preciosa. Lo que no se ve es que cuando empieza la música dentro la Solfónica está bailando, riendo, con la música. Y es una pena que eso al final el público no lo pueda ver.

- ¿Cómo van a serlas letras del repertorio de Soy Mujer?

- Maria José: Algunas son de creación completa nuestra, otras de creación literaria, que son adaptables completamente porque teniendo un octosílabo podemos aprovechar. Otras las elegimos de relatos.  Es que muchas veces las letras están ahí, simplemente tenemos que elegir, hurgar en nuestra tradición.  Estamos en los inicios.

- Mercedes: Con este repertorio lo que pretendemos es hacer  una letra combativa para denunciar la situación de la mujer, lo que sufre en el mundo por el hecho de ser mujer. Es decir, naces mujer y a no ser que nazcas en Nueva Guinea que no tienen socialización de género, menos en esa pequeña comunidad, por el hecho de nacer mujer vas a sufrir violencia simbólica, eso está claro. Por un lado crear letras combativas para denunciar esos hechos. Y por otro unas letras, que es lo que vamos a empezar, esta nueva etapa, crear letras para ensalzar la grandeza de la mujer, las grandezas a lo largo de la historia. Desde una posición de Soy Mujer, soy mujer y soy Marie Curie y te pongo sobre la mesa los rayos x,

- Todo eso tenemos que ponerlo en la calle pero no buscando dar rienda suelta a nuestro ego solfónico sino intentando llegar a las conciencias de las personas que tenemos enfrente. Hay que hacer entender a las personas cómo es el mundo  que no estamos dispuestas a sufrir todo lo que el patriarcado quiera por el hecho de ser mujer. Tenemos que tener en cuenta de que hay países especialmente duros para ser mujer: podíamos hablar de Afganistán, de Sudan, de Somalia de Nigeria.

- Esperamos ponerle buena música. Pero dando tiempo y sin agobiar porque con el ritmo de trabajo que tenemos como para poner encima de la mesa de repente seis letras a un compositor. Hay que intentar repartir un poco el trabajo a ver si cumplimos objetivos.

- Aparte de este proyecto Soy Mujer 8M, ¿cuál es el reto que tenéis ahora por delante?

- Mercedes: lo que hace poco se consensuó en la Asamblea es no ir a todo, no asistir a todo y sí crear dentro de Solfónica acciones propias para crear mayor impacto social, más contundentes. Hay una comisión que es la comisión de acción, que es un pequeño grupo de trabajo que tiene que trabajar en esa línea. Eso significa que la Solfónica tiene que soltar un poco tanto activismo para centrarse, que en un momento dado transcienda más a la sociedad, porque se puede hacer mucho activismo y poco calado. Pero podemos hacer  poco activismo que bien organizado consiga mayor impacto social. Que no significa trabajar mucho sino trabajar mejor.

- Por ejemplo el coro de la dignidad, cuando está cargando la policía y seguimos cantando y finalmente terminamos con el diputado Labordeta y con un coro de medio millón de personas abajo del escenario. “Habrá un día que todos al levantar la vista veamos una tierra que ponga libertad”. Con esa palabra libertad sonando, el impacto de esas imágenes ha sido mayor que el de 50 mil manifestaciones.

- Otro ejemplo es la letra que pusimos a la novena de Beethoven para ese día en concreto era tremenda . Lo que esa letra denuncia,  con una torre de fotógrafos y medios de comunicación enfrente fue muy emocionante. Me preguntas por las líneas de trabajo Solfónica, vamos por ahí, buscando siempre mayor impacto social.

 

- Maria José: El grupo de Solfoeducación también va por ahí. Porque la Marea Verde está muy desgastada, en realidad está todo el mundo muy desgastado de tanto salir a la calle, hay que empezar a cambiar la táctica y la estrategia.

- ¿Qué resaltaríais del trabajo que realizáis?

- Mercedes: Dentro de este grupo de trabajo Soy Mujer 8M  pretendemos entrar por la puerta de la buena educación, no hacemos un repertorio que pretenda insultar a nadie, donde vayamos a lanzar todo tipo de insultos, o de agravios comparativos hacia los hombres. Intentamos entrar por la buena educación con una perspectiva de mujer, de lo que significa ser mujer.

- Maria José : trabajar por y para en vez de luchar contra.

- Mercedes: Tenemos  que crear una canción dentro del repertorio para denunciar los abusos  de Gallardón cuando intenta subirse al pedestal de yo soy la conciencia universal de todas las mujeres y ahora pongo sobre la mesa este proyecto de ley. Tenemos que hacerle una canción a Gallardón y a su proyecto de Ley, pero desde la educación. Gallardón no puede ser la conciencia de todas las mujeres.  Las mujeres tienen el derecho fundamental a decidir sobre ciertos aspectos de su vida, y sacar adelante un embarazo o tener x hijos desde luego son decisiones que hay que tomar desde una posición única y personal de cada mujer.

- Maria José : Totalmente diferente lo que él ha hecho.  Él lo hace a través de la prohibición, en vez de a través del incentivo. Si lo que quieres incentivar que una mujer que se queda embarazada desarrolle ese embarazo, disfrutar de ese periodo en que tienes una vida dentro de ti, yo como madre lo puedo decir, dala medios para dar una garantía de futuro y de educación para él. Incentiva la vida, no prohíbas.

- Es una provocación pero una provocación desde el poder. O sea yo como puedo lo hago. Eso es algo que no podemos consentir, simplemente porque puedo, lo hago, sin escuchar a todas las personas que van a dar a luz. Aquí, mientras no cambie, somos las mujeres quienes parimos.

- Mercedes: Entonces vamos a hablar de eso sin insultar a nadie, ni siquiera al señor Gallardón. Es complicado. Pero de eso se trata, de poner en pie este repertorio. A  medio camino entre el pasado 8 de marzo y el siguiente va a haber más oportunidades, estoy convencida.

Países: 

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio