Suscribirse a Sindicar
Ana Messuti, abogada de la Querella Argentina: "No sabemos dónde están nuestros muertos"

Ana Messuti, una de las abogadas que impulsa la Querella Argentina, reflexiona sobre la justicia española que, una vez más, obstaculiza las investigaciones sobre los crímenes del franquismo. Esta vez, la negativa se la ha llevado Ascensión Mendieta, a quien la justicia española ha denegado la exhumación de los restos de su padre, Timoteo Mendieta, enterrado en una fosa común

 Ana Messuti, abogada en la Querella Argentina

Ana Messuti — Feminicidio.net — 16/02/15

 

España, Madrid - Son muchos ya los años que van transcurriendo desde que Ascensión Vargas Mendieta está buscando a su padre. Sabe que ha sido asesinado, también sabe dónde se encuentran sus restos, pero nunca ha podido darle la sepultura que todo ser humano merece.

 

Ascensión se ha presentado como querellante en la causa argentina que lleva adelante la juez Servini de Cubría en Buenos Aires. Incluso ha viajado a la Argentina para testimoniar en el juzgado (durante el viaje cumplió 88 años).

 

En una audiencia en la que la juez argentina recibió a todos los declarantes que habían viajado desde España, y cuando ofreció la palabra a los presentes, Ascensión  la tomó para pedirle  sólo una cosa: que la ayudara a exhumar los restos de su padre porque, cuando muriese, quería llevarse consigo uno de sus huesos. La juez le prometió que haría todo lo posible.

 

Éste es el comienzo de la historia de un exhorto. Un exhorto que el juzgado argentino envió el 18 de febrero de 2014 y que fue destinado al Juzgado de Instrucción nº 1 de Guadalajara, dado que los restos del padre de Ascensión se encuentran en una fosa común en el cementerio de dicha ciudad. No se trata de una diligencia corriente: hay una demanda que trasciende incluso la demanda de justicia. Ascensión no pide nada más que recuperar los restos de su padre para darle una sepultura digna.

 

Pasaron más de nueve meses durante los cuales nadie daba a la familia Mendieta ninguna información sobre el posible desenlace de su historia. Fueron meses de incertidumbre, ansiedad, esperanzas, tristeza. Incluso el estado de salud de Ascensión fue empeorando (ha sufrido una angina de pecho, tuvo que ser ingresada y está bajo tratamiento médico). Las incertidumbres nunca ayudan en estos casos.

 

Finalmente, a través de los abogados que trabajan en la Querella en Buenos Aires, la familia de Ascensión tuvo conocimiento de la respuesta (está fechada el 30 de octubre de 2014, pero recorrió varios ministerios, en un país y el otro, antes de llegar al juzgado argentino).

 

La respuesta es negativa: se acuerda dejar sin efecto la ejecución de la exhumación dado que no se ha acreditado fehacientemente que en la fosa señalada en el exhorto se encuentre el cuerpo de Timoteo Mendieta.

 

Tras la decepción inicial, mucho más decepcionante por la larga e inexplicable espera, cabe preguntar: ¿no es una característica propia de las fosas donde se han arrojado las víctimas de asesinatos la incertidumbre con respecto a lo que en esas fosas se va a encontrar? ¿Acaso puede haber seguridad de encontrar aquello que se ha procurado ocultar para que nadie lo encuentre?

 

Pero estas son sólo reflexiones. No pretendemos poner en duda las dificultades alegadas por la juez de Guadalajara para considerar imposible dar cumplimiento al exhorto. Sólo deseamos que esto sea una muestra más del horror que se vive en España. De un horror que perdura y se agrava a medida que va pasando el tiempo. Miles y miles de personas arrojadas no se sabe dónde, que no son restituidas a sus familias ni siquiera cuando son ya un puñado de huesos.

 

No sabemos dónde están nuestros muertos.

 

Pretenden que sigamos caminando, cuando no sabemos siquiera sobre quiénes vamos caminando. Nuestros muertos pisoteados junto a nuestras memorias.

 

Por una parte la justicia parece trascender la muerte, pensar que los seres humanos somos eternos, que podemos esperar indefinidamente. Por otra, parece especular con la muerte: ya morirán algún día y dejarán de reclamar.

 

Si Ascensión se marcha sin haber logrado lo que buscaba, será una más que se marcha con el corazón destrozado por no haberlo logrado, como se han marchado ya tantas y tantos. El pesar no será sólo el de su familia. Será el de todos aquellos que, habiendo podido hacer algo para darle una respuesta a tiempo, no lo hemos hecho.

 

feminicidio.net mendieta

Chon Mendieta, hija de Ascensión, observa los retratos de familia

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio